PARARON CON SU AUTO DE LUJO EN PLENA CALLE DE NUEVA YORK PARA SACARSE FOTOS Y OCURRIÓ LO PEOR